Golpe de calor

¿Qué es un golpe de calor?

El golpe de calor es el incremento de la temperatura corporal por encima de los 40º y durante un tiempo prolongado. En condiciones normales, el cuerpo humano es capaz de controlar su temperatura y cuando sube, producir sudor como método para refrescarse. Lo que ocurre cuando sucede un golpe de calor es que los mecanismos termorreguladores del cuerpo no funcionan correctamente y este es incapaz de restablecer su temperatura normal.

Esta situación requiere atención médica inmediata.

El golpe de calor es más frecuente en verano, cuando se dan más altas temperaturas, y las personas de edad avanzada, los niños, los pacientes de ciertas enfermedades crónicas o las personas con sobrepeso son más vulnerables a los efectos del calor en el organismo.


¿Cuáles son las causas del golpe de calor?

Un golpe de calor puede estar provocado por:

  • Exposición excesiva al calor ambiental.
  • Práctica de esfuerzo físico a altas temperaturas.

¿Cuáles son sus síntomas?

Algunos de los síntomas y signos del golpe de calor son:

  • Dolor de cabeza.
  • Piel seca y caliente.
  • Ausencia de sudor.
  • Sed intensa.
  • Respiración rápida y sensación de falta de aire.
  • Taquicardia y pulso rápido.
  • Mareos y confusión, convulsiones e incluso pérdida de conocimiento.
  • Náuseas y vómitos.

¿Cómo actuar ante un golpe de calor?

El objetivo prioritario cuando una persona sufre un golpe de calor es intentar bajar su temperatura corporal a 37º. Para ello hay que:

  • Recostar a la persona a la sombra y en una zona bien ventilada.
  • Quitar o aflojar la ropa.
  • Aplicar toallas, compresas o paños fríos sobre cuello, ingles, axilas y cabeza.
  • Si la persona está consciente, ofrecerle agua para que beba poco a poco.
  • Llamar a emergencias para trasladar al afectado a urgencias.

¿Se puede prevenir un golpe de calor?

Existen algunas pautas que pueden ayudar a prevenir y evitar que se produzca un golpe de calor.

  • Evitar la exposición prolongada al sol y usar siempre fotoprotección frente a las radiaciones solares.
  • No realizar actividad física entre las 12 y las 16 horas.
  • Vestir ropa holgada, fresca y de colores claros y usar gorros o sombreros.
  • Hidratarse regularmente con líquidos y alimentos adecuados.
  • Buscar la sombra y lugares frescos.
  • No dejar nunca a nadie dentro de un coche estacionado.
Mantenerse hidratado es crucial para evitar un golpe de calor.

Infográfico

En este infográfico tienes resumido lo más importante del Golpe de calor.

Fuentes

*Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico.